Baterías, tecnología atrasada y peligrosa

"Dime cuántas celdas tienes y te diré cuán funcional eres".



Tal parece que las baterías tradicionales dejarán pronto de tener una utilidad real, al menos en el mundo de los móviles, pues se espera que los próximos smartphones consigan obtener la energía de una fuente externa como puede ser el aire, televisión, señales celulares o incluso la señal Wi-fi.

Los responsables de Apple han intentado muchas veces implementar celdas solares a las baterías de sus iPhones y iPods, pero no se han rendido en perfeccionar el sistema, según afirmó uno de los ejecutivos de la compañía. Las baterías, eran nada menos que el primo “pobre” de los chips de ordenador, esto en el ámbito de investigación en Sillicon Valley, pero ahora eso ha cambiado.

Con el auge de compañías que poco a poco comienzan a sacar productos “usables” en el día a día a modo de accesorios como smartwatches, lentes y pulseras o sensores de signos vitales (deporte), la limitación en el uso de baterías hace que se deba innovar para ofrecer un producto realmente interesante y funcional. Sin ir más lejos, el primer Sony Smartwatch fracasó por el hecho de tener una batería francamente mala.

Comprar un ordenador de pulsera o lentes que lo parezcan, no es algo viable para los consumidores actuales desde el punto de vista de las baterías, pues de nada sirve comprar un artículo que podremos utilizar apenas unas horas y que tendremos que guardar para recargar.

Es por esta razón que, la carrera en la que compiten los nuevos fabricantes no es por tener dispositivos poderosos, sino funcionales y durables en términos de energía. Las baterías tradicionales están muertas, hay que encontrar nuevas formas de energizar la tecnología.



Mientras los chips de ordenador han aumentado su velocidad (duplicado) en muy poco tiempo, las pantallas aumentado su nivel de nitidez y brillantez, las baterías permanecen “intactas” desde el siglo XX y a esta altura se convierten en el “talón de Aquíles” de todo gadget.

La mejora en los dispositivos no ha sido gratuita, pues la investigación y desarrollo de nuevas baterías ha obligado a que los fabricantes dependan de fuentes de energía cada vez más grandes, algo que podría resumirse como “dime cuántas celdas tienes y te diré cuán funcional eres“.

Otro de los puntos que llama la atención es lo peligroso de las baterías de ion-litio que se siguen utilizando y que cada vez aumentan más su tamaño. En estricto rigor, cada una de estas baterías es una “mini bomba”, por ello los productos requieren pasar por pruebas exhaustivas, además de contar con la aprobación de varias regulaciones antes de salir al mercado.


Investigaciones recientes en la Universidad de Washington, Estados Unidos, han comenzado a demostrar avances en torno a trabajar con energía inalámbrica, algo que cambiaría para siempre el uso de dispositivos móviles y de otro tipo. Esta nueva técnica involucra la recolección de energía de parte de televisores, antenas celulares y señales Wi-Fi que siempre están en el aire, aseveró Shyamnath Gollakota, profesor asistente de Ciencias de la computación e ingeniería – quien además trabaja en el proyecto. 

Solo resta esperar como es la evolución del gran "talón de aquiles" de todos los gadgets en el mundo tecnológico.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario