Celulares robados en Colombia un negocio redondo

¿Después de robarte el celular cuál sera su fin? La pregunta que muchos se pueden hacer y que deja al descubierto un completo negocio.


El robo de celulares en Colombia se ha vuelto un problema de gran impacto, social y económico para todos los colombianos sin excepción alguna, es común escuchar historias relacionadas con el robo de celulares en cualquier lugar y a toda clase de personas sin reparar en clase social, política, credo o sexo, y más aún al punto de llegar a perder la vida por un celular. 

A pesar del esfuerzo que el gobierno esta haciendo para detener este delito, sigue siendo un problema muy grande y esta lejos de acabarse, ya que no se están tomando las medidas necesarias para detenerlo, los operativos en zonas especificas dedicadas a la comercialización de este tipo de dispositivos es solo un paño de agua tibia, el problema persiste con o sin operativos. 



¿Qué genera este gran problema? 


Podemos enumerar tres razones principales que asociadas a un contexto cultural se convierten en caldo de cultivo para dicho descalabro social y que ha costado la vida de muchas personas: primero la cultura de lo barato, segundo la proliferación de equipos y falta de compromiso de los operadores, y por último la falta de soporte y políticas del buen uso por parte de los diferentes distribuidores e importadores de dispositivos móviles.

Hemos llegado al punto de querer tener bienes y servicios al menor precio posible, sin reparar su procedencia, simplemente impulsados por el afán de satisfacer un mercado que hace honor al consumismo y a la modernización mal enfocada, donde no se hace uso adecuado de los recursos, sino del simple tener por tener el celular mas moderno y costoso sin importar que se le haya quitado a alguien que lo compro con esfuerzo y a un precio justo.


La cantidad de equipos que inundan el mercado y la gran variedad aumentan el deseo de tener lo ultimo en tecnología, pero la política del gobierno y los operadores es muy confusa no existe claridad con respecto a los registros y políticas de uso con lo cual se ve que muchos dejan de recibir señal y peor aun, nunca aparecen en las bases negativas de los operadores, esto genera que muchas personas busque métodos para liberar su equipo y de forma indirecta hace que personas dedicadas a hackear y liberar se vuelvan mas expertos cada día y con métodos mas eficaces y modernos.

La posible solución


El tema del soporte técnico es algo que ocupa poco espacio en la agenda de los importadores y distribuidores y es la base misma del problema, ya que haciendo una amalgama entre las dos primeras razones los únicos que sacan provecho son ciertas personas inescrupulosas, que ofreciendo soporte son capaces de comprar equipos robados para combinar tecnicas ofreciendo equipos muy baratos que satisfacen la necesidad del que no quiere pagar mas, y menos revisar su conciencia. 


Un buen ejemplo de compañías que luchan contra el robo y hacen dispositivos muy seguros tanto en su software como en su hardware es Apple, la compañía de la manzana impulsa en cada dispositivo una política de seguridad muy estricta con el fin de hacer imposible la reutilización de equipos robados, y ademas, el soporte es excelente los repuestos son a un precio bastante accesible, lo cual desmotiva bastante al ladrón que ve un iPhone y sabe que es un problema mas grande deshacerse de él despues de robarlo.

La solución esta en regular por parte del estado la comercialización de equipos que no cumplan ciertas normas antirobo, velar porque el usuario tenga acceso a un soporte técnico adecuado y un compromiso de los operadores para controlar de manera clara aquellos terminales que no reúnan ciertas características. La participación del estado en la capacitación y formación de personal técnico idóneo, en asocio con las diferentes marcas de dispositivos que de manera concreta garanticen el uso de partes nuevas y adquiridas de forma legal, en conjunto se lograra que este delito de un paso atrás y al fin se vea la luz al final del túnel. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario